Inicio » News » En España no hay un sistema de alertas de salud pública profesionalizado

En España no hay un sistema de alertas de salud pública profesionalizado

En España no hay un sistema de alertas de salud pública profesionalizado, se interrumpe con la jornada laboral y los fines de semana es voluntario. Lo comenta la Sociedad Española de Epidemiología que además reclama una estructura profesionalizada, independiente y creíble donde la formación es fundamental ante las deficiencias que se han puesto de manifiesto en la gestión de emergencias en la salud pública, “los comités de expertos y las Sociedades Científicas deben estar apoyando esas estructuras, dicen los expertos. De ahí que las fronteras entre el ámbito técnico y político deban estar más definidas”. Una vez analizados los acontecimientos en la crisis del ébola, según la SEE, se produjeron importantes problemas de comunicación. La información no se transmitió con eficacia ya que el riesgo real no se correspondía con el riesgo percibido. “La transparencia de la información debe darse desde el primer momento” han afirmado. Y piden que la Salud Pública asuma el liderazgo en la evaluación y preparación de las respuestas a las alertas o crisis sanitarias. Hacer un modelo flexible que responda con agilidad y eficacia.

La SEE ha presentado los resultados del  Informe sobre la situación de la Vigilancia de la Salud Pública en España que muestra la debilidad de la estructura organizativa responsable de dar respuesta adecuada a las emergencias de salud pública en España y la ausencia de una vigilancia sistematizada de las enfermedades crónicas y sus principales determinantes.

Insuficiente y desigual

La encuesta realizada en todas las Comunidades Autónomas por el Grupo de Trabajo de Vigilancia Epidemiológica de la SEE concluye que existe un desarrollo insuficiente y muy desigual de los contenidos de vigilancia incluidos en la Ley General de Salud Pública, con excepción de las enfermedades transmisibles. Además, recoge retos pendientes en la vigilancia de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y las resistencias antimicrobianas y de las enfermedades crónicas, entre otros.

Según los datos del informe, es necesario avanzar en la explotación sistemática de la información y promover su visibilidad para que sea útil. Asimismo, subrayan que la escasa evaluación periódica de los sistemas, puede afectar a su calidad y pertinencia.

Consideran desde la SEE que deben sacar el máximo partido de los datos, que disponen ya que por ejemplo “en cáncer tenemos mucha información pero no la explotamos de forma sistemática con fines de salud pública”.

Una mayoría de las CCAA dicen tener sistemas de información sobre cáncer, por lo que la SEE considera que habría que profundizar en ello para que estos sistemas sean una herramienta cada vez más útil en la vigilancia del cáncer. La existencia de un registro nacional de tumores es un objetivo alcanzable a medio plazo, que contribuirá a la mejora de la vigilancia del cáncer. La coordinación de los registros poblacionales de tumores contribuirá, sin duda, a alcanzar este objetivo, “tenemos por delante el reto de desarrollar la vigilancia de estas enfermedades integrando la información disponible sobre mortalidad, incidencia, o Encuesta Nacional de Salud”.

Informe sobre la situación de la Vigilancia de la Salud Pública en España.

La SEE recuerda que en España no hay un sistema de alertas de salud pública profesionalizado, se interrumpe con la jornada laboral y los fines de semana es voluntario. Hay protocolos para hacer frente a enfermedades concretas pero no hay una red de trabajo establecida lo que dificulta la respuesta ante crisis sanitarias de salud pública. La Sociedad Española de Epidemiología reclama un sistema profesionalizado en el que haya guardias de 24 horas, programas de formación, protocolos, perfiles profesionales adaptados a la Epidemiología, gestión de la comunicación e integración con las Comunidades Autónomas.

Sobre las enfermedades crónicas, la SEE reclama que se preste mayor atención a estas enfermedades, con la creación de programas específicos de vigilancia epidemiológica. El envejecimiento de la población y los estilos de vida actuales, con un aumento de la obesidad, el elevado consumo de tabaco o el sedentarismo se han convertido en determinantes clave en el desarrollo de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

Hasta ahora, la vigilancia epidemiológica se centra fundamentalmente en las enfermedades transmisibles, pero con los problemas sanitarios actuales se hace necesario crear nuevos mecanismos de estudio y control que reduzcan la morbimortalidad. Francia, Canadá y Reino Unido son algunos de los países que están desarrollando estos programas de vigilancia, ya que son los principales problemas de salud de la población.

Acerca INDAGANDO TELEVISIÓN

También te puede interesar

Bacterias para las que se necesitan urgentemente nuevos antibióticos

Son las 12 familias de bacterias más peligrosas para la salud humana,«patógenos prioritarios» resistentes a ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *